Biocultivos – La nueva cosmética

Cada vez es más frecuente el uso de cosméticos elaborados a partir de biocultivos y con sistemas de liberación de activos como son los liposomas. En esta nota encontrarás una aproximación sobre los avances de la industria cosmética para que tengas mayor información a la hora de elegir tus cosméticos.

liposoma1

Estructuras esféricas huecas con una pared en forma de bicapa lipídica y una cavidad interior acuosa.

En el transcurso de las últimas décadas la industria cosmética ha ido evolucionando gracias al avance de los conocimientos científicos sobre la estructura de la piel (hoy día es considerada como un órgano con funciones fisiológicas vitales y no un simple envoltorio de nuestro cuerpo), así como también por el desarrollo de la biotecnología.

Tradicionalmente, y con más fuerza en estos últimos 15 años, la biotecnología farmacéutica ha impactado en la industria cosmética con el aporte de nuevos ingredientes y activos cosméticos, incorporando instrumentación e implementando técnicas de evaluación de producto. Más reciente es el traspaso de los avances en la biotecnología ambiental e industrial en cuanto a manufacturación y producción. La bioteconolgía es un enfoque multidisciplinario que involucra la biología, la ingeniería, la química, la medicina, entre otras ciencias. Se vale del uso de microorganismos para obtener productos de valor para el hombre.
Partiendo de un cultivo de microorganismos (hongos, mohos y levaduras) se llegan a obtener principios activos muy puros, efectivos y de alto valor cosmético sin el riesgo de contaminación de residuos o toxinas animales que puedan provocar rechazo (irritación o sensibilización) por parte de nuestra piel.

Frente a este sofisticado proceso de obtención de principios activos se hace importante entonces contar con un correcto sistema de administración y liberación en la piel. Para ello la cosmética cuenta con liposomas, nanosferas y talasferas. Los liposomas son vesículas esféricas, submicroscópicas, que se obtienen en forma sintética. Están formados por una o dos capas de lípidos y contienen en su interior principios activos liposolubles e hidrosolubles. Los liposolubles se incorporan en la cubierta lipídica externa mientras que los hidrosolubles se incorporan básicamente en la fase acuosa interior. Son estructuras capaces de penetrar a través de la pared celular y liberar en el citoplasma el activo. Las nanosferas son microcápsulas estructuradas con fosfolípidos, que al igual que los liposomas, presentan una buena penetración de activos. Su acción consiste en reforzar los espacios intercelulares reestructurando la piel pobre en lípidos, revitalizándola con efecto prolongado. Las talasferas son microesponjas de colágeno marino, que contienen concentrados de diversas sustancias activas que se van liberando paulatinamente según el requerimiento celular.

Cuando escuches que un cosmético fue desarrollado por biotecnología sabrás ahora que su elaboración es a partir de biocultivos y que, en consecuencia, el principio activo que contiene es de gran calidad. Posiblemente tendrá también vehículos de penetración de última generación.
Puedes encontrar en el mercado  lociones, cremas y geles con extractos de levaduras vivas, con bacterias de las salinas de Egipto, con liposomas o nanomes de vitaminas, de citoquinas, de ácido hialurónico, de germen de trigo… Con esta enorme  variedad de activos y vehículos cosméticos no dudes en que encontrarás el adecuado para tu piel.

> MÁS INFORMACIÓN:Envejecimiento y piel , Antioxidantes para la piel