Piel mixta

La piel mixta es un biotipo cutáneo que presenta una combinación de dos clases de piel diferentes al mismo tiempo: piel grasa en el centro y seca o normal en la periferia. El principal desafío que plantea para quienes tienen esta característica es el de encontrar un tratamiento adecuado que equilibre las diferencias.

En la piel mixta, las distintas secreciones de las áreas del rostro da como resultado dos tipos de manto hidrolipídico. Esta variación también puede darse entre la piel de la cara y del cuerpo (normal en la cara y grasa en la espalda, normal en la cara y seca en los miembros inferiores o superiores, etc.)

Por lo general la zona central (frente, nariz y mentón) es grasa o seborréica. En este área, conocida como zona T, genéticamente se máscaras de comedia y tragediasuele agrupar mayor cantidad de glándulas sebáceas, y si su producción de sebo es excesiva determinará un manto hidrolipídico oleoso. La zona de mejillas y contorno facial es seca, normal o sensible. Estas áreas presentan tendencia a la deshidratación, baja producción de sebo y predisposición a desarrollar arrugas tempranamente.

Si tienes piel mixta, sabrás muy bien de qué te hablo y es muy probable que experimentes alguno de los siguientes síntomas:

  • Zona T oleosa, con poros dilatados, comedones (espinillas)
  • Mejillas y/o laterales deshidratados, escamosos
  • Mejillas y/o laterales con piel fina, poros imperceptibles
  • Presencia de rosácea, piel sensible

Por lo general la piel mixta está determinada genéticamente. Sin embargo, a veces, las personas tornan su piel de normal a mixta cuando usan productos inadecuados. Por ejemplo cuando abusas de cremas que contienen elementos irritantes que propician la deshidratación y consecuente sequedad, o cremas muy untuosas y grasosas que estimulan la producción excesiva de sebo y obstruyen los poros. No es recomendable demasiada emoliencia para la zona T ni demasiado producto absorbente para las zonas secas.

Cuidado cosmético de las pieles mixtas

Muchas personas con piel mixta suelen sentirse desorientadas a la hora de elegir los productos correctos para su cuidado. Principalmente tienes que escoger cosméticos que no agudicen la diferencia entre las zonas faciales. En ocasiones será necesario que uses productos específicos para cada área. Por ejemplo:  en la zona grasa ponte geles, lociones o emulsiones con baja composición lipídica. También aplica mascarillas de arcilla o gel de aloe vera para regular el sebo. Para las partes secas elige lociones emolientes y cremas humectantes; incluye el contorno de ojos también. La exfoliación con cremas con gránulos siempre viene bien para dar a la piel higiene profunda y suavidad. Los limpiadores suaves en geles o espumas son perfectos. Si tu piel tiene rosácea o daño solar es importante que los productos sean suaves, puedes escoger una espuma o un agua desmaquillante soluble en agua.

El peeling químico y la microdermoabrasión son aconsejables para unificar el grosor, aspecto y textura de la superficie cutánea. La profesional, con el conocimiento que tiene de las acciones de los diferentes ácidos podrá utilizar los específicos para cada zona. El buen diagnóstico y la habilidad que tenga la esteticista en el uso de la microdermoabrasión le permitirá seleccionar las partes engrosadas de la piel para trabajarlas con más intensidad.

El desafío que presenta la piel mixta es equilibrar sus diferencias. Si tienes dudas sobre cómo tratarla, te recomiendo hacer una consulta a tu esteticista para que te haga un diagnóstico y te oriente en el tratamiento diario. La selección de productos de buena calidad que se adecúan a la necesidad de cada área ayuda a solucionar los problemas que este tipo de piel acarrea.

Licencia de Creative Commons
Piel mixta by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Anuncios

Bayas de Goji, un antioxidante de origen tibetano

La rápida popularidad que están teniendo estas bayas se debe a la divulgación de estudios científicos recientes sobre las propiedades nutritivas que poseen. Se dice que los  Hunza, población ubicada en los Valles de Hunza en la cordillera del Himalaya, llevan una dieta vegetariana, que incluye el consumo de bayas de goji y son conocidos por su férrea salud y su longevidad.

bayas de goji disecadas

Las bayas de Goji tibetanas combaten eficazmente a los radicales libres por poseer numerosos antioxidantes beneficiosos para prevenir el envejecimiento de la piel.

La baya de Goji es una fruta del tamaño de una pasa, de color rojo intenso, con un sabor similar a la cereza. Originaria del Tíbet y Mongolia, crece en arbustos que alcanzan entre los 4 y 5 metros de altura. Existen muchas variedades pero la más usada es Lycium Barbarum, proveniente de las montañas del Himalaya. Estas bayas tibetanas crecen de forma salvaje y son disecadas de manera natural al sol, a más de 4.000 metros de altura; soportan temperaturas de 40º bajo cero en invierno y más de 30º en verano. Estas condiciones particulares la hacen única. Es una fruta extremadamente delicada ya que durante su recolección no puede ser tocada con las manos porque transforma su color carmesí en otro muy oscuro, prácticamente negro.

Se les atribuyen muchos beneficios, como ser:

  • Combatir a los radicales libres (por tanto el envejecimiento cutáneo) y reforzar el sistema inmunológico por tener un amplio espectro de antioxidantes
  • Garantizar el buen funcionamiento de todo el organismo por la gran cantidad de oligoelementos y ácidos grasos esenciales que posee
  • Gracias a sus muchos otros componentes: favorecer la desintoxicación del hígado, bajar el nivel de colesterol, equilibrar los niveles de glucosa, equilibrar la presión arterial, proteger la visión…

Las bayas disecadas es la forma más común de comercialización pero también puedes encontrarlas en zumos, tes y cápsulas de extracto. Las hay de diferentes calidades y precios. Lo ideal es que busques las que tengan en su envase el sello “Tibet Authentic”, del colegio médico tibetano, o el sello “Bio”.

Recomiendan una dosis diaria de 15 a 20 bayas para notar sus beneficios.

Bayas de Goji y cosmética

Aunque el uso tópico de las bayas de goji es bastante nuevo, ya existen en el mercado cremas, lociones y champúes. La aplicación tópica de este principio activo actúa como:

  • Dermoestimulante: estimula y tonifica gracias a la presencia de polisacáridos y vitaminas
  • Antioxidante: funciona como antienvejecimiento, fotoprotector y protector de la coloración del cabello, gracias a sus glicoconjugados

> MÁS INFORMACIÓN: Resveratrol – la promesa para una larga vida

Licencia de Creative Commons
Bayas de Goji, un antioxidante de origen tibetano by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Body splash de jazmines

Toma nota de esta receta para elaborar un perfume natural de jazmines. En aromaterapia, el jazmín posee propiedades afrodisíacas, relajantes y antidepresivas.

Jazmines

Para preparar este body splash sigue estos pasos:

  • Coloca 100 ml de vodka de muy buena calidad en un envase de vidrio esterilizado
  • Agrega jazmines recién cortados hasta el nivel del vodka, sin aplastarlos
  • Deja reposar 3 días, para luego colarlo con un filtro de papel
  • Repite esta operación 3 veces
  • Agrega 10 ml de aceite esencial de jazmín
  • Deja reposar 21 días en un lugar fresco y oscuro

Una vez que finalices con el proceso de elaboración, obtendrás un líquido ámbar. Ya está listo tu perfume de jazmines. Elige un frasco que te guste para envasarlo.

Fuente: libro Aromas del Alma, de Ana Cejas, Utilísima editores.

> MÁS INFORMACIÓN: Aromaterapia en casa , Aromaterapia-El lenguaje de los aromas


Resveratrol, la promesa para una larga vida

El resveratrol está revolucionando el mundo de la ciencia por su promesa de dar larga vida a los seres. Las industrias del vino, farmacéutica y cosmética nos acercan sus productos en forma de vinos calificados como saludables, cremas antiarrugas, cápsulas y ampollas tópicas, aguas rejuvenecedoras, suplementos nutricionales antioxidantes. Veamos de qué se trata…

El resveratrol es un compuesto químico que está presente en muchas plantas y frutas (uvas, arándanos, frambuesas, moras, maníes, piñones, eucaliptus). Es producido naturalmente por las plantas como una defensa frente a las enfermedades, actúa como un antibiótico para luchar contra las bacterias y hongos, y como protector frente a las radiaciones untravioletas.

Una de las razones iniciales por la cuales el resveratrol se consideró como potencialmente beneficioso fue la observación del estilo de vida francés. Aunque los franceses tienden a consumir una dieta alta en grasas tienen una incidencia baja de enfermedad cardíaca; muchos creen que ello se debe al consumo frecuente de vino tinto. Si bien el resveratrol se ha hecho conocido por ser un polifenol presente en el vino, se encuentra en él en una cantidad relativamente mínima. Algunos estudios dicen que el maní es la mejor fuente de alimento si se quiere consumir resveratrol ya que  lo contiene en cantidad significativamente más alta que las bayas o uvas.

El resveratrol y la restricción calórica

La restricción calórica consiste en realizar una alimentación alta en nutrientes y baja en calorías (con reducción aproximada de un 30%) con el fin de mejorar la salud y retrasar el envejecimiento. Los estudios arrojan que la restrricción calórica reduce el colesterol, la glucosa en ayuno y la presión sanguínea. El problema es que es bastante difícil para la mayoría de las personas, mantener a largo plazo una restricción calórica de este tipo. Es por ello que las investigaciones se orientan en la búsqueda de “algo” que permita obtener los resultados de la restricción calórica sin llevar a cabo los “sacrificios” que ella requiere. Al parecer, el resveratrol es el postulante más óptimo para imitar este proceso. Estudios hechos por el Dr. Sinclair han demostrado que el resveratrol activa la enzima sirtuina que estabiliza el material genético de las células y por lo tanto permite mayor sobrevida.

Los estudios preliminares sugieren que el resveratrol podría ser excelente contra:

  • el envejecimiento: es un poderoso antioxidante porque inhibe el estrés oxidativo producido por los radicales libres al activar las sirtuinas, responsables de regular los procesos de renovación de las células. Ejerce de este modo una acción protectora contra el daño del ADN, con lo que podría extender la vida útil de las células
  • las enfermedades del corazón: previene la oxidación (solidificación) de grasas como el colesterol (causante de la arterioesclerosis), previene también la agregación plaquetaria que conduce a la formación de coágulos sanguíneos, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares
  • el cáncer: detiene la iniciación, promoción y progresión de los tumores, al parecer inhibiendo la enzima ciclooxigenasa-1 (aunque aún faltan estudios que lo confirmen) También afirman que protege a las células sanas de la radioterapia
  • la obesidad: al ser activadas las sirtuinas se produce una disminución de la adiposidad y una consecuente baja del peso corporal
  • diabetes: gracias a la activación de las sirtuinas, disminuye los niveles de glucosa y aumenta la sensibilidad de la insulina

Si bien, actualmente, el resveratrol ha conseguido el rol protagónico dentro del grupo de los antioxidantes por ser una gran promesa como dador de larga vida, la mayoría de las investigaciones sobre el resveratrol se han realizado en animales. Los primeros resultados arrojan que el uso de resveratrol no presenta toxicidad, incluso a dosis muy altas, aunque los efectos a largo plazo aún son una incógnita.

> MÁS INFORMACIÓN: La piel en la menopausia , Células vivas de levadura-Biocosmética

Licencia de Creative Commons
Resveratrol, la promesa para una larga vida by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Envejecimiento y piel

El envejecimiento, desde el punto de vista biológico, es un proceso lento e involutivo del organismo en su totalidad. Muchas de las modificaciones que van ocurriendo se expresan en la piel doblemente: en ella se reflejan los cambios que sufren los órganos internos y los que la propia piel produce como órgano que es.

Si bien existen muchas teorías que explican el envejecimiento (del entrecruzamiento, del desgaste, del error catastrófico,  de los radicales libres, genética, del marcapasos) muchos científicos opinan que el envejecimiento es el resultado  de fenómenos que actúan conjuntamente. Fenómenos internos y externos (radiaciones solares, contaminación ambiental, estrés laboral, mala alimentación) tienen su participación en este proceso involutivo.

Existe unanimidad en cuanto a la teoría de los radicales libres para explicar el envejecimiento cutáneo.  Los radicales libres se hallan en el tejido cutáneo sano en pequeñas cantidades como consecuencia del proceso de respiración celular que transforma o reduce el oxígeno molecular a agua. Cuando la cantidad de estos radicales es excesiva (estrés oxidativo), el proceso de envejecimiento cutáneo se acelera.

Si observas una piel envejecida notarás:

  • pérdida de elasticidad
  • flaccidez
  • resequedad
  • arrugas
  • manchas
  • aparición de estigmas seniles cutáneos de todo tipo

A continuación tienes una lista de las alteraciones fisiológicas y morfológicas que se producen en las diferentes capas de la piel:
en la epidermis

  • disminución del grosor
  • engrosamiento de la capa córnea
  • reducción de la capacidad de retención de agua (deshidratación)
  • ralentización de la reproducción celular
  • disminución y alteración de los melanocitos. Irregularidades en la pigmentación
  • disminución de las células de defensa (Langherhans)
  • aplanamiento de la unión dermo/epidérmica
  • acidificación del PH

en la dermis

  • atrofia celular
  • disminución de fibroblastos
  • formación de colágeno poco soluble y disminución de su poder hidratante
  • degradación y variación de la sustancia fundamental (proteoglicanos – glicoproteínas)
  • disminución del ácido hialurónico
  • degradación de las fibras elásticas
  • disminución de los mastocitos
  • disminución del calibre de los vasos sanguíneos y alteración de los mismos

en la hipodermis

  • atrofia generalizada (con predominio en rostro, dorso de manos y tobillos)
  • acentuación de pliegues, surcos y aparición de nuevos
  • tendencia a la hipotermia
  • menor protección mecánica
  • vasos sanguíneos visibles

otras modificaciones que se producen en la dermis de forma natural al involucionar son:

  • disminución de la respuesta nerviosa
  • disminución del número de glándulas sudoríparas
  • hiperplasia de las glándulas sebáceas
  • insuficiente producción de grasa (falta de lubricación)
  • disminución del número de folículos pilosos
  • aparición de pelo androgénico (en mujeres)

Como ya hemos visto, con el paso del tiempo empiezan a hacerse visibles en la piel los efectos nocivos de los radicales libres; ante esta realidad una acción positiva es  la prevención. Orienta tu vida hacia  una alimentación  rica en vitaminas y oligoelementos, libre de tabaco y alejada  del estrés. Cuida tu piel externamente principalmente con filtros solares y  mantenla humectada y nutrida con cosméticos con activos antioxidantes (el resveratrol es la última novedad en biocosmética).

> MÁS INFORMACIÓN: Menopausia y piel , Consejos básicos para el cuidado de la piel , Peeling facial

> Humor en LA VIÑETA: el tiempo pasa… , la mujer ideal

Licencia de Creative Commons
Envejecimiento y piel by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

¿Qué son los radicales libres?

Los radicales libres (RL) se encuentran en muchos procesos de la vida: la luz solar genera radicales libres, los motores de combustión funcionan por la presencia de radicales libres, al quemar maderas se producen radicales libres, nuestras células generan radicales libres.

radical libre tomando un electrón de una molécula estable

Los radicales libres presentan uno o más electrones desapareados.

Nuestro organismo produce una controlada cantidad de radicales libres para cumplir con ciertas funciones específicas o como resultado del metabolismo celular normal. El problema surge cuando esta producción se descontrola generando en cantidad excesiva radicales libres que destruyen células, tejidos y órganos.
A los RL se los define como “un átomo o una molécula que presenta uno o más electrones desapareados”. Para entender mejor es ineludible que nos adentremos en algunos conceptos básicos de química.
Podemos empezar con un ejemplo: imagina una molécula formada por un átomo A y un átomo B unidos químicamente entre sí (es decir, compartiendo electrones). Ahora imagina alguna condición extrema como ser temperaturas altas o radiaciones que rompen esta unión, quedando A y B separados. Como resultado de esta separación cada átomo quedará con electrones no pareados, adquiriendo ahora el estatus y nombre de radicales libres. Bajo esta nueva condición, estos RL se tornan inestables y buscarán a toda costa otro electrón para poder parearse. Esta intensa búsqueda los hace extremadamente reactivos. Si el radical libre choca con otra molécula u otro radical y comparte electrones puede formar una molécula estable y diríamos que este es el fin del problema. Ahora bien, el poder destructivo surge cuando el RL choca con una molécula estable y le roba un electrón, logrando estabilizarse a expensas de dicha molécula, la cual se vuelve inestable. Se inicia así una reacción en cadena que daña las moléculas y perpetúa la formación de más radicales libres.

Además de la producción de RL por parte del organismo, existen también factores externos que los generan: antibióticos, medicamentos, quimioterapia, radiaciones solares, contaminación ambiental, etc.
Si, por ejemplo, los radicales libres generados por exposición a la radiación solar no son neutralizados, ejercen una serie de acciones sobre los lípidos, las proteínas, los carbohidratos, las grasas, las membranas celulares y el ADN, cambiando su estructura y función. En la piel, se evidencia por lo que llamamos fotoenvejecimiento.

Cuando esta producción de radicales libres por parte de las células se desequilibra y se torna excesivo se origina un proceso llamado estrés oxidativo. Esto es que los RL libres generados a partir del consumo de oxígeno celular aumentan y el proceso de oxidación se descontrola  ocasionando daño y eventualmente muerte celular. Pero como la naturaleza tiende al equilibrio, te cuento que el organismo también produce antioxidantes que tienen el poder de inactivar a los RL. Sustancias como tocoferol, ácido ascórbico, glutatión, resveratrol y betacarotenos previenen el estrés oxidativo. De todos modos, si las agresiones son fuertes (exposición intensa o reiterada a las radiaciones UV solares), estos mecanismos antioxidantes son desbordados por la producción excesiva de RL, no pudiendo regular este proceso de oxidación.

Algunos cuidados que puedes realizar para evitar la producción excesiva de radicales libres:

  • Usa fotoprotectores para bloquear las radiaciones UVB y UVA para prevenir fotoenvejecimiento, fotosensibilización y cáncer cutáneo
  • Ingiere diariamente frutas, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales para incorporar antioxidantes naturales a tu organismo
  • Cuida tu piel con productos cosméticos ozonizados ya que estimulan la capacidad defensiva de la piel, eliminando los efectos de la agresividad del medio ambiente
  • Utiliza cosméticos con principios antioxidantes
  • Evita fumar
  • Intenta alejar el estrés de tu vida (te recomiendo meditar, es una excelente técnica para traer calma a tu mente y por tanto a tu vida)

> MÁS INFORMACIÓN: ¿Te cuidas del sol? , RL: los manipuladores de la química , Hacer como el avestruz

Licencia de Creative Commons
¿Qué son los radicales libres? by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 Unported License.

Máscaras faciales

El uso de cosméticos está ligado a la vida humana por su uso en rituales, ceremonias y eventos sociales.
En la prehistoria los únicos productos conocidos eran naturales y provenían de cenizas, carbones, arcillas y sangre de animales. En la evolución de la humanidad, la aplicación de cosméticos tuvo en un principio una finalidad decorativa, luego de limpieza y por último de tratamiento.

En el ámbito cosmético, una máscara facial es una cobertura temporal, semisólida, usada como terapia, que tiene como fin corregir “imperfecciones” de la piel.  El método de acción es por oclusión, lo cual garantiza la penetración del principio activo para que llegue al sitio previsto de acción. Una máscara se compone de un vehículo inerte (gel, cera, alginatos, arcillas) que contiene el principio activo que se desea introducir en la piel (vitaminas, extractos biológicos, extractos vegetales, aceites vegetales, aminoácidos). Al poco tiempo de aplicada, la capa superficial de la máscara, por estar en contacto con el aire, pierde humedad y se transforma en una película densa, semipermeable, a través de la cual pueden pasar los gases de la transpiración cutánea, pero no pasa el calor o pasa con mucha dificultad,  concentrándose el calor sobre la piel y produciendo una vasodilatación capilar superficial.

Las máscaras son ideales  para cuando quieres quitar el exceso de grasitud de tu piel,  humectar tu piel deshidratada, estimularla si se la ve deslucida o calmarla porque se encuentra congestionada. Según el resultado que quieras lograr podrás usar máscaras de diferente acción:

Máscara de limpieza:  combina sustancias alcalinas y detergentes que emulsionan el sebo y desobstruyen los folículos pilosebáceos.

Máscara queratolítica: contiene sustancias que actúan sobre la queratina de la piel produciendo una micro exfoliación de la superficie cutánea. Puede contener papaína, esta es una enzima de la papaya, bromalina (enzima del ananá), acido glicólico, láctico.

Máscara emoliente: se mantiene húmeda o cremosa y puede contener aceites vegetales como el de palta, almendras o germen de trigo, lanolina, ceramidas. Tiene acción humectante, nutritiva, estimulante, según los activos que contengan.

Máscara astringente: su acción se basa en controlar temporalmente la seborrea y la dilatación del los poros. Dentro de sus componentes se pueden encontrar sales de zinc, de aluminio, de potasio, ácido láctico entre otros.

Máscara tensora: tiene por objetivo atenuar las arrugas y flaccidez. La base clásica de este tipo de máscara es la arcilla, pero actualmente se encuentran otras por ejemplo las que contienen polímeros con esta finalidad, que permiten la tensión suave de la piel.

Máscara blanqueadora: tiene por finalidad aclarar o remover manchas interviniendo en el proceso de oxidación de la melanina. Está compuesta por sustancias oxidantes. Por ejemplo ácido cítrico, láctico, vitamina C, peróxido de zinc o potasio, etc.

¿Cómo elegir la máscara correcta según tu tipo de piel? En general las arcillas van muy bien para pieles grasas ya que si las dejas secar absorben el exceso de sebo, las cremosas responden muy bien en pieles secas pues le dan emoliencia, y los geles, por su efecto refrescante, suelen utilizarse en pieles congestionadas e irritadas. Si tu piel se enrojece fácilmente te recomiendo usar máscaras de gel, refrescantes, que permanezcan húmedas durante su aplicación, con principios activos calmantes de hierbas: hamamelis, tilo, aloe vera, lavanda, manzanilla, malva, te verde; máscaras con agua termal, avena, citoquinas. Si padeces de acné las arcillas son una buena elección; con activos antisépticos como tea tree oil, lavanda y seborreguladores como cardo mariano, ácido salicílico, bentonita, zinc. Si tienes cutis seco te recomiendo máscaras cremosas que hidraten y devuelvan la elasticidad a tu piel. Los activos usados pueden ser ácido hialurónico, aceite de almendras, germen de trigo, aceite de rosa mosqueta, biopolímeros de seda, manteca de karité. Si tienes flaccidez y arrugas puedes optar por máscaras tensoras, reafirmantes y estimulantes que contengan colágeno, elastina, centella asiática, caviar, algas, vitaminas E, C, A, isoflavonas. Los fangos, ricos en minerales y oligoelementos, son estimulantes ideales para una piel envejecida. Si tienes manchas usa máscaras de fango o con ácidos y completa el tratamiento diario con sueros o cremas con ácido kójico, extracto de gayuba (uva ursi), émblica.

¿Cómo aplicar la máscara? Es imprescindible higienizar previamente la piel aún si la máscara que te apliques es de limpieza. Primero te recomiendo remover detritus, partículas de polvo o de maquillaje con una emulsión o gel de limpieza. Para obtener buenos resultados, en general, el tiempo de aplicación de una máscara es de 15 a 20 minutos. Si has de usar una en casa, puedes aplicarla una vez a la semana y opta por un momento tranquilo para que puedas recostarte mientras actúa. Esto es importante ya que un estado de calma no sólo es saludable para tu salud en general sino que permite a tu piel estar más receptiva para absorber los activos. Después de 15 a 20 minutos puedes quitar la máscara con agua y algodón o esponja cuidando de no irritar la piel. Coloca un tónico y una crema final.

> MÁS INFORMACIÓN: Maquillaje artístico ecológico , Consejos básicos para el cuidado de la piel

Licencia de Creative Commons
Máscaras faciales by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Consejos básicos para el cuidado de la piel

¿Qué tal si vemos los consejos básicos para que tu piel se vea bella y saludable?

  • Limpiar siempre el cutis: por la noche nunca olvides  desmaquillarte cuidadosamente los ojos con alguna loción, crema o aceite específico y para el resto del rostro usa gel, crema, espuma (dependiendo de tu biotipo cutáneo). Si no eres de maquillarte también realiza la limpieza nocturna para remover las impurezas que se han ido acumulando en tu piel durante el día (partículas de polvo, restos de células córneas, sudor, grasitud). No olvides higienizar tu piel por las mañanas antes de colocarte nuevamente las cremas o maquillarte. Los activos penetrarán bien y el maquillaje lucirá mejor.
  • Protección: si quieres salvar a tu piel de la aparición de arrugas y líneas de expresión prematuras, así como también de manchas solares utiliza protectores solares con factor 15 o más. También puedes recurrir a bases de maquillaje con FPS incorporado. Recuerda que los labios también necesitan de tu atención: en el mercado existen buenas opciones de labiales con protección.
  • Aplica cuidadosamente las cremas: para que no contribuyas a la flaccidez de la piel del rostro, no debes estirarla ni traccionarla y los movimientos que realices deben ser siempre hacia arriba.
  • Cuida tus cremas y maquillajes: este es un consejo fundamental para evitar la aparición de gérmenes en tus productos. Cierra bien los envases de tus cremas cuando no los uses y utiliza una espátula en vez de tus dedos para retirar la crema del pote. Te recomiendo no compartir los maquillajes: ciertas infecciones, la conjuntivitis por ejemplo, se pueden transmitir fácilmente cuando compartes un delineador o el pincel de la sombra para ojos. Si usas esponjas o cepillos, lávalos y desinféctalos bien y permite que se sequen bien para que no acumulen hongos y bacterias. Evita hacer mezclas de cremas antes de aplicarlas en tu rostro, puedes alterar la composición del producto y provocarte una reacción alérgica.
  • Elige los productos adecuados para tu piel: es importante un buen diagnóstico para establecer tu biotipo cutáneo (piel seca, piel grasa, piel mixta, piel normal) y así escoger las cremas y maquillajes específicos. A toda edad es adecuado usar un producto hidratante y luego de los 35 años agregar una crema antiedad.
  • Mantén una dieta sana: come mucha fruta y vegetales frescos ya que aportan cantidad de vitaminas que favorecen la regeneración de los tejidos. Consume legumbres, granos, semillas y frutos secos, ellos si una fuente de proteínas y por tanto fundamentales en la estructuración de los tejidos corporales. Bebe abundante agua a lo largo del día. Evita ingerir grandes cantidades de azúcar.
  • Constancia: como todas las cosas en la vida que te propones. Si te interesa cuidar tu piel debes cada día llevar a cabo tu plan de cuidado cosmético. Si es algo que te gusta y que te importa, no lo vivirás como una obligación sino como un disfrute. No olvides que el disfrute es indispensable para la salud y la belleza.
  • Adaptarse y aceptar: adaptarse a los cambios que va teniendo la piel a lo largo de nuestra vida y en consecuencia aceptarlos y desde esta situación positiva cuidarnos. La luz que irradia tu rostro es un equilibrio que se logra con los cuidados externos que realizas y la luz proveniente de tu interior.

> MÁS INFORMACIÓN: ¿Podemos leer nuestra piel? , Máscaras faciales , Peeling facial

Licencia de Creative Commons
Consejos básicos para el cuidado de la piel by Andrea Saracco is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported License.

Receta de body splash

El body splash es una solución alcohólica suave con la doble función de humectar y perfumar la piel.

Si te gusta la aromaterapia y quieres experiementar sus efectos terapéuticos puedes hacerte esta loción corporal con el aceite esencial que elijas. Para prepararlo necesitas:frasco6

  • Alcohol de cereal, 70 ml
  • Agua destilada, 25 ml
  • Glicerina, 5 ml
  • Aceite esencial, 25 gotas

Coloca la esencia del aroma elegido en el alcohol, gota a gota. Bate enérgicamente y deja destapado hasta que se vea transparente y homogéneo. Aparte mezcla la glicerina con el agua destilada y una vez que estén bien mezcladas agrega suavemente esta preparación a la solución alcohólica. Bate y ventila cinco veces. Deja reposar en un lugar fresco y oscuro durante dos semanas antes de usarlo.

Fuente: libro Aromas del Alma, de Ana Cejas, Utilísima editores.

> MÁS INFORMACIÓN:

Aromaterapia en casa , Masaje con piedras calientes

Biocultivos – La nueva cosmética

Cada vez es más frecuente el uso de cosméticos elaborados a partir de biocultivos y con sistemas de liberación de activos como son los liposomas. En esta nota encontrarás una aproximación sobre los avances de la industria cosmética para que tengas mayor información a la hora de elegir tus cosméticos.

liposoma1

Estructuras esféricas huecas con una pared en forma de bicapa lipídica y una cavidad interior acuosa.

En el transcurso de las últimas décadas la industria cosmética ha ido evolucionando gracias al avance de los conocimientos científicos sobre la estructura de la piel (hoy día es considerada como un órgano con funciones fisiológicas vitales y no un simple envoltorio de nuestro cuerpo), así como también por el desarrollo de la biotecnología.

Tradicionalmente, y con más fuerza en estos últimos 15 años, la biotecnología farmacéutica ha impactado en la industria cosmética con el aporte de nuevos ingredientes y activos cosméticos, incorporando instrumentación e implementando técnicas de evaluación de producto. Más reciente es el traspaso de los avances en la biotecnología ambiental e industrial en cuanto a manufacturación y producción. La bioteconolgía es un enfoque multidisciplinario que involucra la biología, la ingeniería, la química, la medicina, entre otras ciencias. Se vale del uso de microorganismos para obtener productos de valor para el hombre.
Partiendo de un cultivo de microorganismos (hongos, mohos y levaduras) se llegan a obtener principios activos muy puros, efectivos y de alto valor cosmético sin el riesgo de contaminación de residuos o toxinas animales que puedan provocar rechazo (irritación o sensibilización) por parte de nuestra piel.

Frente a este sofisticado proceso de obtención de principios activos se hace importante entonces contar con un correcto sistema de administración y liberación en la piel. Para ello la cosmética cuenta con liposomas, nanosferas y talasferas. Los liposomas son vesículas esféricas, submicroscópicas, que se obtienen en forma sintética. Están formados por una o dos capas de lípidos y contienen en su interior principios activos liposolubles e hidrosolubles. Los liposolubles se incorporan en la cubierta lipídica externa mientras que los hidrosolubles se incorporan básicamente en la fase acuosa interior. Son estructuras capaces de penetrar a través de la pared celular y liberar en el citoplasma el activo. Las nanosferas son microcápsulas estructuradas con fosfolípidos, que al igual que los liposomas, presentan una buena penetración de activos. Su acción consiste en reforzar los espacios intercelulares reestructurando la piel pobre en lípidos, revitalizándola con efecto prolongado. Las talasferas son microesponjas de colágeno marino, que contienen concentrados de diversas sustancias activas que se van liberando paulatinamente según el requerimiento celular.

Cuando escuches que un cosmético fue desarrollado por biotecnología sabrás ahora que su elaboración es a partir de biocultivos y que, en consecuencia, el principio activo que contiene es de gran calidad. Posiblemente tendrá también vehículos de penetración de última generación.
Puedes encontrar en el mercado  lociones, cremas y geles con extractos de levaduras vivas, con bacterias de las salinas de Egipto, con liposomas o nanomes de vitaminas, de citoquinas, de ácido hialurónico, de germen de trigo… Con esta enorme  variedad de activos y vehículos cosméticos no dudes en que encontrarás el adecuado para tu piel.

> MÁS INFORMACIÓN:Envejecimiento y piel , Antioxidantes para la piel